Miga de pan

Inicio > Cultura y tradiciones> Tradición>  Fiesta medieval La leyenda de Zaida. Cella

Pie de la página

Cultura y tradiciones

Fiesta medieval la leyenda de Zaida - Cella

Fiesta medieval la leyenda de Zaida - Cella

Se celebra el primer fin de semana de septiembre y durante esos días se organiza una recreación medieval en la que se narra la leyenda de Zaida, con trasfondo del paso del Cid por la localidad (tal y como se recoge en El Cantar de Mío Cid).

La fiesta comienza el viernes por la noche con la celebración de La Hora del Fuego, en el que a partir de las 22:00 h una comitiva recorre los diferentes barrios de la localidad acompañados por la Asociación Cultural Ecuestre y por los tambores y bombos de la Asociación Cultural Hermandad de la Piedad. Hay cinco puntos de parada con hogueras encendidas y en los que los vecinos del barrio reparten pastas y mistela entre todos los asistentes.

Fiesta medieval la leyenda de Zaida - Cella

Al final de la noche, con la llegada a la Fuente de Cella, se realiza la representación de la primera parte de La leyenda de Zaida en un escenario habilitado sobre las aguas del manantial.

Durante el sábado y el domingo se organiza un mercado medieval y numerosos actos (representaciones teatrales, música, toro de fuego, concurso de repostería, juegos tradicionales, etc), que hacen de esta fiesta un acontecimiento muy recomendable.

La leyenda de Zaida

A finales del s. XI, erguiase un castillo emplazado en Cella, donde se sitúa una trágica, pero hermosa y apasionante leyenda:

Garcí Núñez, alcaide del castillo, tenía una única hija, Zaida, que era pretendida por Melek, hijo de Abú Meruán, de Albarracín, y Hernando, conde de Abuán.

El matrimonio de Zaida, como heredera del señorío, afectaba a los intereses de Cella, por lo que su padre, impuso unas condiciones a cada uno de los pretendientes para conceder la mano de su hija. Zaida se casaría con el que cumpliese dicha condición en el plazo de tres años.

Fiesta medieval la leyenda de Zaida - Cella

Cella, necesitaba de agua para sus campiñas. Así que el alcaide del castillo encargó a Melek que reconstruyera el abandonado acueducto romano de Santa Croche para que llegase agua a Cella desde el Guadalaviar, y al Conde de Abuán, que buscara e hiciese aflorar agua en sus dominios. Ambos aceptaron y emprendieron la empresa.

El caudillo cristiano que recorrió esta región varias veces, fue el Cid Campeador que venía a Cella a recoger "Mesnadas" para la conquista de Valencia. Garcí Núñez, Zaida, Hernando y Melek salieron a rendirle pleitesía.

Cuando al pasar junto a las excavaciones, Hernando manifestó tener sed, pero sus arreos le impedían descabalgar, por lo que Zaida formó una concha con sus propias manos dándole de beber. Melek presenció la escena y ardió en celos, pensando en eliminar a su rival amoroso.

Melek, planea un ataque a traición a su rival, que el conde Hernando esquiva hábilmente y en su cotraataque da muerte al sarraceno.

Abú Meruán jura vengar la muerte de su hijo. Dando libertad a un prisionero y entregándoles una bolsa de oro, este debe dar muerte a Hernando. El preso ejecuta la venganza asestándole una puñalada en el mismo fondo del manantial, ocasionandole la muerte.

Zaida no pudo soportar tan trágica pérdida y el dolor dobló su vida en breves días...

Y cuentan que en las noches de luna llena, cuando las cristalinas aguas de la Fuente de Cella reflejan mil caprichosas figuras que las nubes van formando, se ve, de vez en cuando, por un instante, la imagen de una mujer dando de beber con sus manos en forma de concha, a un apuesto galán.



 



Copyright © 2015 · Comarca Comunidad de Teruel